close
HomeBlogsViagourmet's blog4 formas de identificar si la miel es pura

4 formas de identificar si la miel es pura

Views

La miel es un producto natural y de consumo masivo. Pero cuidado, porque una reciente investigación alerta sobre una gran cantidad de marcas que comercializan lo que han llamado "miel falsa".

El estudio, a cargo del profesor Vaughn Bryant, de la Universidad de Texas, determinó que el 76% de las mieles comercializadas son ultra filtradas para eliminar las impurezas y todo el polen. Aunque parezca extraño, son estas impurezas las que hacen que la miel tenga vitaminas, aminoácidos y minerales, así como de sus propiedades antibacterianas, antivirales y antifúngicas.

“No conozco a ningún productor de miel que quisiera hacer esto. Eliminar todo el polen solo puede lograrse a través de una ultra filtración, un proceso que cuesta dinero y disminuye la calidad de la miel. A mi juicio, estas mieles fueron producidas de manera ilegal y se les ha quitado el polen para no poder rastrear su procedencia“, denuncia Mark Jensen, presidente de la Asociación Americana de Productores de Miel.

TIPS PARA IDENTIFICAR SI LA MIEL ES PURA

– La prueba del pulgar. Colocar una gota de miel sobre el pulgar. Si escurre o cae hacia un lado, la miel no es pura. Si se mantiene intacta, sí.

– La prueba del agua. Llená un vaso con agua y derramá una cucharada de miel dentro. La miel pura se mantendrá prácticamente intacta y se sumergirá hasta el fondo del vaso. La miel alterada se disolverá.

– La prueba del estante. La miel pura se cristalizará con el tiempo, mientras que la miel alterada seguirá viéndose líquida, sin importar cuánto permanezca guardada.

– La prueba del papel de cocina. Derramá un poco de miel en un pedazo de papel de cocina, si deja una mancha mojada quiere decir que la miel está alterada y le han agregado agua. Si es pura no dejará mancha. El problema de este truco es que tampoco dejan mancha las mieles que fueron diluidas en siropes o jarabes azucarados.

¿DÓNDE CONVIENE COMPRAR?
El estudio de Bryant detalla que aquellas mieles que provenían de mercados locales de agricultores, tiendas “naturistas” o cooperativas, mantenían intactos sus niveles normales de polen. También señaló que era más probable encontrar mieles sin alterar cuando estaban etiquetadas como productos orgánicos.