close
HomeBlogsLucila Román's blogFrutas exóticas: la pitaya

Frutas exóticas: la pitaya

La pitaya o fruta del dragón se consigue en el barrio chino porteño, en el Mercado de Concentración Fisherton de Rosario y en las verdulerías que ofrecen mercadería exótica y medicinal. También en los emprendimientos de alimentos frescos vía internet.

Si nunca la probaste, te contamos que, además de ser sumamente vistosa y aromática, es muy dulce y con abundante jugo (su composición incluye un 90% de agua), y por lo tanto es muy baja en calorías.

¿De qué manera se come? Cruda, cortándola por la mitad y extrayendo la pulpa con la cuchara, con semillas incluidas. Dicha pulpa también se usa:

  • En licuados, mousse, gelatinas, yogures, helados.
  • En la elaboración de compotas y mermeladas.
  • En recetas de pastelería.
  • En ensaladas.

La pitaya roviene de la familia de las cactáceas y la planta resiste muy bien a las sequías. Su origen es Centro América, pero se ha adaptado con éxito a otros suelos y hoy se cultiva en el norte de nuestro país y también en zonas asiáticas. Tiene forma ovalada, espinas en su cáscara, grandes semillas negras que también se ingieren y es conocida por varios nombres, de acuerdo a la región: yaurero, pitahaya, picajón, flor de cáiz, fruta del dragón o dragon fruit.

Variedades

  • Amarilla por fuera y pulpa blanca: es la variedad más resistente y fácil de conseguir.
  • Roja por fuera y pulpa blanca: alcanzan mayor tamaño.
  • Roja por fuera y pulpa roja: su sabor es más intenso.

Propiedades

  • Muy rica en Vitamina C (sobre todo en las variedades rojas).
  • Semillas con ácidos grasos saludables. Las semillas de la variedad amarilla tienen propiedades laxantes.
  • Alto contenido de antioxidantes, fenoles, mucílagos, ácido ascórbico.
  • Vitaminas del grupo B.
  • Fibra soluble y proteína vegetal.
  • Minerales: hierro, calcio, fósforo, hierro.

Por lo tanto, la pitaya es una fruta sumamente saludable con acción antitumoral, antiinflamatoria y antioxidante, que mejora la absorción del hierro, contribuye a retrasar el envejecimiento celular, refuerza el sistema inmunológico y mejora la calidad de la sangre estimulando la producción de glóbulos blancos, rojos y plaquetas.

Sus beneficios son múltiples y variados, desde regular el tránsito intestinal y el nivel de azúcar en la sangre, hasta ayudar a prevenir la arterioesclerosis, los cálculos renales, las células tumorales. Reduce el riesgo de padecer infarto cerebral y cardíaco y los niveles de ácido úrico. Su consumo regular, además, contribuye a la producción de colágeno.

¿La probamos? Acá compartimos dos sencillas recetas. Una dulce y otra salada:

Mousse de Pitaya (para 4 personas)

  • ½ kilo de pitaya
  • ½ lata de leche condensada
  • 5 g de gelatina en polvo
  • ¼  taza de agua

Preparación

Licuar la pulpa de las pitayas y agregarle la leche condensada caliente. Hidratar la gelatina en el agua y disolverla a baño maría. Agregar la gelatina a la mezcla anterior. Batir la mezcla hasta que quede homogénea. Volcar en un molde enmantecado y llevar a la heladera hasta lograr la consistencia deseada.

 

Ensalada de pitaya y espinaca     

  • 1 pitaya roja
  • ½ paquete de espinacas
  • 6 Tomates cherry
  • 100 gramos de jamón crudo
  • 2 Higos negros
  • 1 Manzana

Para el aderezo:

  • ½ yogur natural
  • 3 cucharadas de mayonesa
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de aceto
  • 1 cucharadita de mostaza
  • 1 cucharadita de miel

Preparación:

Cortar en cubitos la pulpa de la pitaya y la manzana. Cortar en gajos los higos. Partir al medio los tomates cherry. Mezclar con la espinaca y el jamón cortados.  En un recipiente aparte, mezclar los ingredientes del aderezo. Volcarlo sobre la ensalada y servir.