close
HomeBlogsMariana Valle-Riestra's blogQué es el kefir y por qué es urgente que lo incorpores a tu dieta

Qué es el kefir y por qué es urgente que lo incorpores a tu dieta

Views

El kéfir es un probiótico natural originario del este de Europa y suroeste de Asia, cuyo nombre procede de la palabra turca keyif, que significa “sentirse bien”. Se trata de un conjunto de microorganismos vivos que ayudan a incrementar, mantener en equilibrio y mejorar nuestra flora intestinal, en la que conviven bacterias esenciales que nos ayudan a mantener una buena salud.

Los nódulos de kefir, formados por cultivos de levadura y bacterias lácticas, son unos granos de color blanco o semi transparente. Su consistencia es elástica y su apariencia, gelatinosa.

También se llama kefir a la bebida fermentada que se elabora con estos probióticos, y como su nombre lo indica, se trata de un alimento con increíbles beneficios para la salud: 

  • Potencia y fortalece el sistema inmunitario.
  • Colabora en la regeneración de la flora intestinal.
  • Tiene un gran poder antioxidante.
  • Es diurético, digestivo y depurativo a nivel intestinal.
  • Es de gran ayuda en digestiones lentas y favorece la expulsión de gases intestinales.
  • Los ácidos de su composición ayudan a equilibrar el nivel de azúcar en sangre.
  • Regula y evita la constipación, entre otros trastornos intestinales.
  • Favorece la eliminación de toxinas de nuestro organismo, por lo cual es gran utilidad en casos de problemas dermatológicos.
  • En momentos de convalecencia por alguna enfermedad o pérdida de apetito es altamente eficaz.

 

¿CÓMO PREPARAR KEFIR DE AGUA?

Ingredientes:

-3 cucharadas soperas de nódulos de kefir

-50gr. de azúcar mascabo

-1/2 limón con cáscara (bien lavado) o naranja exprimida

-1 pulado de higos secos, ciruelas deshidratadas o pasas de uva

-1 litro de agua mineral o filtrada

-1 fruta fresca (para darle sabor)

 

Preparación:

Introducir los nódulos de kefir en un recipiente de vidrio.

Agregar el resto de los ingredientes. Revolver.

Tapar con una tela o tapa de plástico.

Dejar reposar entre 24 y 48 horas a temperatura ambiente. 

Filtrar y conservar en la heladera hasta por cuatro días.

 

*Recomendaciones:

No manejar el kefir con utensilios de metal, sino con plástico o madera, ya que el metal suele inhibir el crecimiento del kefir.

Una vez finalizado el proceso, es posible retirar los granos de kéfir para usarlos de nuevo y obtener más kéfir.

Si no vas a usar los nódulos de kefir en los próximos días, guardalos en una bolsa ziploc en el freezer.

 

¿Quéres saber más sobre nutrición, recetas saludables y alimentación consciente? Entrá a demetraali.com o a la página de Facebook Demetra Alí.