close
HomeBlogsViagourmet's blogMundial 2018: los platos más deliciosos para probar en Rusia

Mundial 2018: los platos más deliciosos para probar en Rusia

Views

Arrancó la cuenta regresiva para el Mundial de Fútbol Rusia 2018 y quienes tienen la suerte de viajar ya buscan en google la oferta gastronómica para saber qué pueden probar durante la estadía. Miles de personas del globo se preparan para recorrer el país y disfrutar los días entre amigos o en familia: para ello, nada mejor que conocer las opciones que habrá para el paladar.

La gastronomía tradicional rusa es sencilla y las comidas se basan en elementos como ensaladas, sopas, pescado y, por supuesto, blinis. Según afirma 101viajes.com, una comida típica rusa suele tener dos platos y postre. El primer plato puede ser una ensalada o una sopa, caliente o fría, según la estación; mientras que el segundo plato es caliente, y por último, el postre.

Algo que seguramente vayan a probar casi todos los turistas fanáticos del fútbol va a ser el blinis, que consiste en un crepé hecho de alforfón (trigo), manteca y rellenos de diferentes ingredientes como el caviar, el jamón, pollo, queso, miel o ricota. También suelen comerse con salsa agria en una combinación deliciosa. Otro plato habitual en la cocina rusa es el arenque bajo el abrigo de piel, una ensalada rusa tradicional, los ingredientes son: papas, zanahoria, huevo, remolacha, cebolla y arenque. El plato se llama así ya que pareciera que el pescado está tapado por una manta de diferentes capas de verduras. Y también el Pelmeni, un plato de pastas apto para días de bajas temperaturas; se elabora con relleno de pequeñas bolas de carne picada de cerdo, de cordero o de buey y la masa que cubre a la bola de carne se realiza con harina, huevos, agua y a veces de leche. Exquisito.

En cuanto a la bebida para acompañar la comida, pese a que el vodka es de lo más popular en Rusia, el sitio laguiadeviaje.com asegura que lo que más se toma es té negro, con limón, azúcar y muy caliente. Seguramente, en cada cafetería ofrecerán té con postres dulces para degustar, entre ellos Praga, un pastel con mucho chocolate; Medovik o pastel de miel; Napoleón, un pastel con varias capas de crema pastelera o Leche de ave, un soufflé grueso cubierto de chocolate negro.