close
HomeBlogsViagourmet's blogLos cinco mitos más populares del universo alimenticio

Los cinco mitos más populares del universo alimenticio

El universo de la alimentación, la salud, las dietas y las recetas está repleto de dichos y creencias populares que, muchas veces, nos confunden e incentivan a tomar malas decisiones. Por otro lado, los modos erróneos de decir y referirnos a determinadas cuestiones, también nos confunden. Por eso, es necesario saber cuáles son los mitos más frecuentes y consultar al médico nutricionista ante cualquier duda.

1- Tomar agua con limón nos ayuda a bajar de peso. Es falso. Todo indica que beber sólo agua tiene el mismo efecto que si se le agrega limón. Es bueno en el caso de sustituir gaseosas o bebidas azucaradas por agua con limón, o tomar un vaso antes de comer para generar saciedad, pero en sí misma esta combinación no ayuda a bajar de peso.

2- El chocolate causa acné. No es real. Las causas del acné están vinculadas a las harinas refinadas, a los alimentos muy dulces, incluso los chocolates con mucha azúcar agregada. Sin embargo, el chocolate negro con alto porcentaje de pureza no genera acné.

3- Las proteínas no se mezclan con los hidratos de carbono. Es una premisa sin fundamentos. Quienes la sostienen, argumentan que el cuerpo no está preparado para digerir al mismo tiempo proteínas e hidratos, sin embargo, hay alimentos que poseen a su vez hidratos y proteínas en su interior.

4- Los alimentos congelados tienen menos nutrientes. El proceso de congelado no produce pérdida de nutrientes sino que además, frena el deterioro nutricional, por lo que los congelados pueden tener más nutrientes incluso que los frescos. Los alimentos frescos y conservados en la heladera por más de tres días pueden tener menos nutrientes que los congelados.

5- Comer mucha fruta engorda. Las frutas poseen mucha azúcar natural en su interior, motivo por el que se debe regular su consumo. Sin embargo, a diferencia del azúcar industrial, la fruta genera saciedad, aporta fibra, vitaminas y minerales. Por lo tanto, hace bien a la salud.