close
HomeBlogsViagourmet's blogLas comidas más elegidas por los argentinos en verano

Las comidas más elegidas por los argentinos en verano

Los días de extremo calor nos quitan las ganas no solo de prender el horno, sino también de consumir comidas que requieren de mucha elaboración o que aumentan la temperatura corporal, tales como el guiso, el estofado, el pastel de papas y demás. Por eso, los argentinos solemos recurrir a un listado de platos que, año tras año, resultan ser los más elegidos, ya sea por la practicidad al prepararlos, o bien, por la sensación refrescante y de liviandad. Veamos cuáles son.

Helados al agua. El helado en general se consume, principalmente, en verano; sin embargo, las opciones al agua se presentan como las más elegidas: limón y frutilla entre los gustos más pedidos.

Rabas. Las rabas, acompañadas de una cerveza helada, es el plato aperitivo más apetecible a la hora de salir a comer afuera. El cuerpo pide darse un gustito y, por qué no, compartir rabas fritas entre amigos.

Melón y sandía. Estas frutas se consiguen mayormente en verano y se busca consumirlas totalmente frías. Muchos optan por combinar el melón con jamón como entrada antes de cenar, mientras que otros se deleitan con un trozo de sandía por la tarde entre chapuzón y chapuzón, o bien, cuando cae la tarde. Los más arriesgados incorporan sandía o melón a sus desayunos, un tip de lo más recomendable por especialistas en nutrición.

Asados. La presencia del asado en este listado es meramente social. Los días de verano invitan permanentemente a las reuniones con amigos y el plan que predomina tiene que ver con prender el fuego y charlar mientras se cocina la carne.

Picada. Al igual que el asado o las rabas, las picadas entran con fines sociales pero también por la practicidad: no hay que prender el horno ni poner a hervir, solo se tratará de comprar fiambre de buena calidad, un poco de pan, y cervezas heladas para acompañar.

Duraznos, pelones y damascos. Estas frutas de temporada se muestran totalmente vistosas en los cajones de las verdulerías, tal es así, que mientras se va al mercado a comprar cualquier otro alimento, siempre se traen algunos duraznos o pelones para ver “que tal están”. También se presentan como la opción dulce, de bajas calorías y azúcar sin procesar.

Agua fresca. Fundamental para la hidratación permanente. En verano el cuerpo pide agua antes que gaseosas azucaradas, jugos o bebidas calientes. Para quienes permanecen buena parte del día a temperatura ambiente, por ocio o por trabajo, es una buena alternativa para prevenir golpes de calor y mantener el cuerpo en equilibrio ante las altas temperaturas.

Ensaladas. Son la versión saludable de las picadas: fáciles de preparar y frescas. Según las combinaciones que se puedan hacer, son una buena opción para compartir en familia o con amigos. Con pollo, mayonesa y zanahoria; chauchas, remolacha, papas y huevos; lechuga, pollo y trocitos de tostadas; tomates cherry con albahaca y queso, son las más elegidas en verano.

Pionono. El pionono es la vedette de las reuniones de verano, sobre todo porque genera sensación de “comida elaborada”, siendo que se resuelve de manera totalmente simple. Rodajas de pionono como entrada, o bien, como plato principal con ensaladas, funciona perfectamente para no tener que prender el horno.

Tomates rellenos. Con atún, arroz, mayonesa y aceitunas, los tomates rellenos son bien ricos después de un golpecito de heladera. No es una comida que nos apetezca en época invernal, por eso, se disfruta principalmente en verano y a modo de entrada.

Matambre o pollo arrollado. Para quienes no se conforman con la ensalada solamente, rodajas de pollo o matambre arrollado, con ciruela o jamón, son una buena idea para incluir en el plato y lograr mayor saciedad.