close
HomeBlogsViagourmet's blog¿Cuánto hervir un huevo para que sea duro, poché o pasado por agua?

¿Cuánto hervir un huevo para que sea duro, poché o pasado por agua?

Los distintos puntos de cocción le dan al huevo no solo otro sabor, sino también, distintas denominaciones. Tal es así, que mientras algunos prefieren el huevo pasado por agua, otros lo quieren comer duro o atravesar la fugaz y placentera sensación de la variedad poché. Todo varía según cada paladar y según el tiempo de hervor que requiere cada alternativa. Veamos cuánto tiempo hay que hervir para obtener las distintas opciones de un mismo producto.

El huevo duro y poché. A veces, sin saber estrictamente por qué, el huevo duro salió con el corazón de la yema cremosa, lo que genera una sensación especial. Para lograr hacer un “huevo duro pero blando”, es decir, un huevo poché, hay que introducirlos en agua fría y, cuando empieza la ebullición, hervirlos entre seis y ocho minutos. Para incluir en sandwiches o combinar con carnes, es una opción verdaderamente irresistible.

En cambio, si prefiere un huevo definitivamente duro para presentar a modo de entrada o en ensaladas, hay que ponerlos en el recipiente con agua fría y hervirlos durante diez minutos a partir de la ebullición. Si nos pasamos de tiempo, la yema comenzará a mutar su color, tornándose verdoso. No está mal, pero cambiará su aspecto y lo óptimo es el color amarillo claro.

Huevos pasados por agua. En todos los casos, es recomendable sacar los huevos de la heladera con una hora de anticipación. Para hacerlos pasados por agua, con una clara casi cuajada muy blanca y que la yema líquida como cuando lo comemos frito, deberán estar al menos entre dos y tres minutos en agua hirviendo. En el caso de que se quiera la clara cuajada y la yema semi-líquida, deberán estar entre cuatro y cinco minutos.

Para evitar que la yema y la clara salgan de su cáscara mientras se hierve, es fundamental revisar que no estén agrietados e introducirlos con cuidado en el recipiente. Se sugiere agregar un pequeño chorro de vinagre al agua hirviendo para que, en caso de agrietarse, la clara coagule y no salga de manera excesiva.